Sintomatología en problemas digestivos en mascotas

octubre 3/2018

Los problemas digestivos son los más frecuentes en nuestras mascotas. Las principales causas son la alimentación, agua y el alto número de parásitos hepáticos e intestinales por las condiciones y humedad de nuestro medio. En efecto todos los alimentos, aunque sean de menor proceso industrial tienen sus inconvenientes. Los alimentos comerciales, y naturales en menor cantidad, contienen micotoxinas conservantes, saborizantes, colorantes en niveles permisibles, lo que no quiere decir que no puedan tener efectos inmunosupresores, toxicidad hepato-gastro intestinal y carcinogenicidad a largo plazo por acumulación. Además, nuestras condiciones ambientales, humedad y cambios de temperaturas permiten el desarrollo de diversos parásitos que se desarrollan utilizando los nutrientes del huésped y afectando la absorción y conversión de alimentos. Además, personas inescrupulosas causan intoxicación dejando cebos para intoxicar los perros. El agua que se da de beber debe ser potable de uso humano por su posible carga parasitaria, toxica u infecciosa.

¿Cuáles serían los síntomas de alerta digestivos?

Los síntomas más agudos son: Diarrea, tos y vomito. Pero solemos pasar por alto algunos que también pueden alertarnos y son más frecuentes: el mal aspecto, pelo opaco de mala calidad, aspecto barrigón, la pérdida de peso, los cambios en el apetito, mal aliento, flatulencias, ruidos del estómago, picazón del ano. Los síntomas no son solo físicos, sino también comportamentales presentando desde inactividad del perro por problemas hepatopancreáticos, hasta intranquilidad y ansiedad por gastritis y estrés. Es necesario una rápida intervención de su Médico Veterinario pues la diarrea o vomito pueden deshidratarlo y causar su muerte o causar secuelas con mal crecimiento posterior.

¿Qué ofrece la medicina natural ?

El manejo integral con medicamentos antizootóxicos estimula el sistema de defensa, protege las mucosas y órganos, controla los parásitos mejorando la absorción y conversión de alimentos, permitiendo buen aspecto, actividad, salud física y comportamental. Su uso periódico desintoxica y controla micotóxinas y aditivos alimenticios presentes en todos los alimentos. Como seres sintientes es importante un buen trato no humanizado por los propietarios para evitar los niveles de estrés que afectan las mucosas y disminuyen las defensas generando gastritis, mala absorción y animales enfermizos.

¿Cómo puedo ayudarlo?

Es recomendable sacar sus perros a pasear 2 veces al día mínimo 45 minutos para brindarles un estado de satisfacción y tranquilidad pues se genera una hormona llamada serotonina. Debemos ser vigilantes pues nuestro perro puede ingerir siempre cebos, tóxicos o alimentos que pueden alterar su salud. Cuando está muy marcada esta actitud natural exploratoria, puede ser útil un bozal, especialmente en cachorros. El consumo de tierra, materia fecal  y otros elementos puede ser signo de una deficiencia mineral, por lo que será necesario reajustar la alimentación y utilizar un complemento nutricional .

Así pues, con Medicina Antizootóxica, buena nutrición y compromiso con el bienestar animal generamos salud digestiva, general y comportamental.  Por otro lado, es muy importante mantener una atenta vigilancia para evitar que nuestro perro ingiera algo que pueda dañar su salud. En el caso de los cachorros, que muestran una mayor conducta natural exploratoria, hay que tener especial cuidado y utilizar un bozal como medida de protección.

Hugo Leiva K.
Director científico.
Línea veterinaria LHA

Categorias: Línea Veterinaria

2 Comentarios

  1. Germán Afanador dijo:
    10 octubre 2018

    Para gatos se puede emplear?

    • comunicaciones
      31 octubre 2018

      Buen Día, Germán, esta sintomatología también aplica para gatos.

Deja un Comentario