Partidos de Infarto

junio 27/2018

En el argot popular circula mucho una expresión que solemos considerar meramente alegórica: “PARTIDOS DE INFARTO”. Pero sucede que abundan los estudios que comprueban cómo en cada mundial o incluso en fases finales de campeonatos nacionales, los infartos asociados a la excesiva emotividad de los hinchas fanáticos SON UNA REALIDAD.

Ya aludimos en el artículo pasado a los eventos desafortunados que la práctica del fútbol puede acarrear en los atletas: Esguinces, fracturas, sobrecargas musculares, desgarros y roturas fibrilares o de ligamentos.  Hablemos hoy sobre los riesgos que implican al espectador que está viendo el partido en la sala de  su casa o, mucho más común,  en los negocios con expendo de licor.  El mero consumo  muy aumentado de alcohol, así como el del “mecato”  tipo Chatarra que lo acompaña, ya es una primera sobrecarga al metabolismo del cuerpo. Pero aquí aparecen los aficionados que viven con demasiada intensidad el encuentro (los fanáticos desmesurados), los que nutren las estadísticas del “Riesgo de ataques al corazón, asociado al fútbol”.

Investigaciones hechas en Alemania durante el pasado mundial de Fútbol, reportaron que, en Urgencias médicas, se triplicaron los ingresos de hombres por causa de infartos y severas palpitaciones, durante la final en Brasil 2014 y que en mujeres se duplicaron por igual causa.  Ya en el 2010 se había realizado un estudio similar durante la final España Holanda: un equipo de científicos monitorizó a un grupo de aficionados mientras veían el partido y constató que los niveles de cortisol (hormona que se libera como respuesta al estrés) no dejaron de aumentar durante el encuentro, para bajar drásticamente una vez que España gano. ¿La pregunta inquietante es qué habría pasado si España hubiese perdido?

Un dato interesante a tener en cuenta es que, entre los hinchas más desaforados, abundan las personas con enfermedad cardíaca o hipertensas, las diabéticas, con sobrepeso y además bebedoras y fumadoras:  son las que más riesgo tienen de acabar sufriendo un infarto durante el encuentro. Verdaderos partidos de Infarto que terminan en policlínica.

Les dejamos algunas recomendaciones para disfrutar del mundial cuidando su pasión:

  1. En lugar de permanecer sentado durante todo el partido, mejor es levantarse con frecuencia para compensar el estrés, especialmente durante las jugadas más excitantes, como los cobros de penaltis. Quienes se excitan demasiado mirando un  partido,  harían mejor escuchándolo por la radio.
  2. Vea los partidos idealmente en familia y compartiendo COMIDA SANA con algo de licor como vino rojo o algo de wisky, en lugar de Mucho licor acompañado de mucha comida chatarra.
  3. Consuma suplementos importantes para compensar el impacto del estrés: vitaminas C, D3, Omegas 3 de pescado grado farmacéutico, ingiera mucha verdura fresca y mucha Agua pura.
  4. Controle su fanatismo: cuando el entusiasmo desbordante lo esté sacando de casillas ojalá tenga a su lado un ser querido que le recuerde lo que dicen nuestros amigos costeños: “HEY… Cógela SUAAAAVE.”

 

Dr. Gerardo Gómez Serna.
Asesor científico LHA.
Médico y Cirujano Universidad de Antioquia. Especialista en Medicina Biológica,
Diplomado en Homeopatía y Terapia neural. Nutri medicina y Talasoterapia

Categorias: Línea Humana

Deja un Comentario