La inteligencia canina

mayo 30/2018

Se encuentra frecuentemente entre los propietarios la pregunta de cuales son las razas más inteligentes. Uno de los grandes problemas de los propietarios es la humanización de los perros y gatos, malinterpretando y afectando la salud de sus animales. La inteligencia en los animales es la básicamente la capacidad de adaptarse y reaccionar a nuevas situaciones. Existen tres niveles diferentes de inteligencia canina: Inteligencia adaptativa individual prima, la inteligencia guiada por el instinto y la inteligencia de obediencia y trabajo.

La inteligencia adaptativa individual prima, es cuando busca resolver sus problemas de supervivencia y la de su manada por medio de la reproducción, defensa o huida. La Inteligencia guiada por el instinto, en el cual se aprovecha de las reacciones del cerebro reptiliano instintivo, maneja el instinto de  supervivencia, de vida grupal y de reproducción para cumplir con los propósitos del animal o su raza, por medio del desarrollo de habilidades para cumplir una función o labor que va desde la protección o proveer acompañamiento por la interacción con sus amos vistos como su manada,  hasta la de controlar otras especies por fuerza o diversos movimientos como en el pastoreo, halando, recogiendo o guardando.​

Podemos también hablar de la inteligencia de obediencia y trabajo para aprender del ser humano. Esta se desarrolla por la interacción hombre animal por medio de repeticiones de ejercicios o mandos, llevados a cabo con decisión y premiación o rechazo de la actitud en el marco del respeto de la integridad comportamental. Por ello puede ser interpretada por el hombre una reacción del perro como agresividad cuando solo esta manifestando su instinto ante una agresión física y con dolor, los animales son seres sintientes.

Es difícil, aunque existan rasgos de raza, generalizar el temperamento (tendencias conductuales en situaciones similares y estable en el tiempo) y definir el grado de inteligencia de una raza, pues cada individuo tiene un temperamento, un comportamiento individual a saber: El perro agresivo, tímido (No confundir con miedo y sumisión por maltrato)  o  Pasivo-agresivo ( reacción fuerte ante maltrato). Estos temperamentos pueden ser moldeados por la convivencia, por el trato que se le dé al animal: un animal agredido puede desarrollar un temperamento agresivo, reactivo e impulsivo, o un alto grado de miedo o timidez.

La Medicina Antizootóxica con el manejo de microdosis no toxicas y no adictivas permiten modular el sistema nervioso central, regulando el funcionamiento del eje hormonal Hipotálamo, Hipófisis- glándula suprarrenal-Tiroides- gonadal y el sistema nervioso autónomo. Por ello facilita la adaptación del animal a las diferentes situaciones, sin sedarlo o tranquilizarlo por bloqueo de procesos neuronales. Se administra durante el proceso de aprendizaje y durante las diferentes retos, situaciones y viajes. El manejo es muy importante, la relación humano-animal debe ser respetuosa pero decidida, permitiéndole la creación del orden que debe reinar en su nueva manada humana, donde el hombre es el alfa y el perro el súbdito. Además, debe recibirse al cachorro luego de las 2 semanas para que haya recibido la formación de su madre (irremplazable por el hombre), quien les enseña a modular la convivencia, aseo, sus reacciones agresivas y la mordida. Si se desprende muy pronto pueden presentarse problemas de adaptación y conductuales… no es brusquedad.

Para ayudar a su mascota es necesario un enriquecimiento ambiental y 2 paseos al día de mínimo 45 minutos (Se genera Serotonina, hormona de tranquilidad y placer), para que el animal no se estrese y aburra. Se asocia a un buen manejo nutricional constante y balanceado, pues los estados de hambre o deficiencias pueden producir reacciones agresivas de supervivencia.

Con un manejo integral Antizootóxico podemos facilitar la adaptación y optimizar el proceso de adaptación y desarrollo de la inteligencia, el cual nunca se detiene, solo aumenta el número de repeticiones para aprendizaje.

Hugo Leiva K.
Director científico.
Línea veterinaria LHA

 

Categorias: Línea Veterinaria

Deja un Comentario