De profesión mamá

mayo 29/2019

Hoy hablaremos de aquellas mujeres que decidieron ser madres y a diario se enfrentan a un cotidiano aprendizaje dado por el sinfín de situaciones que impone esta bella profesión.

Lo primero a resaltar es la importancia de la LACTANCIA MATERNA. No se trata solamente del incomparable valor nutritivo de la leche materna en cuanto a grasas y proteínas que no tienen igual en ningún producto comercial sin importar cuan caro sea. Está además el agregado inmunológico: la riqueza de anticuerpos maternos transferidos al bebe durante la lactancia, dotan al inmaduro sistema inmunológico de éste, de la primera gran línea defensiva frente a los gérmenes y agresiones del entorno al cual recién llega. Mínimo 6 meses, ideal 2 años de lactancia, es el primer regalo que todo bebé debería recibir una vez fuera del útero.

Vienen luego las infaltables angustias maternas ante los llantos incontrolables que denotan dolor en el bebé (los cólicos del lactante), las fiebres y las Diarreas. Sobre estos temas, Nadie ha hecho jamás el curso para ser mamá. Los buenos pediatras han desarrollado la PUERICULTURA o cuidados del bebé y van enseñando a las madres sobre la marcha.

En artículo anterior nos habíamos referido al cólico del lactante y habíamos compartido el “Truquito de Año Rural”: una vez cerciorados de que el bebe no tiene hambre ni está envuelto en pañal sucio e irritante, se le coloca en “POSICIÓN FETAL” y se le lleva su dedito pulgar a la boca; esta postura calmará instintivamente al bebé, a menos que tenga un cólico.

La Fiebre es reconocida hoy afortunadamente como UNA GRAN ALIDADA DEL CUERPO. No corra a suprimirla con fármacos antipiréticos ante sus primeras manifestaciones; déjela actuar que está haciendo un trabajo reparador y está convirtiendo al cuerpo del bebé en una especie de horno que inactiva y mata gérmenes y sustancias tóxicas. El siguiente es el manejo BIOLÓGICO ó Integrativo de la Fiebre:
1. Preocúpese ante todo de la HIDRATACIÓN DEL BEBÉ que es lo más grave que ella puede causar: una fiebre nunca matará a un niño… la Deshidratación ha matado a millones.  Mire si en su boquita hay saliva y si él llora con lágrimas…. En caso contrario hidrátelo con suero oral. Si no se hidrata en menos de 1 hora, hay que ir a urgencias.

  1. Bañe al bebé de cuerpo entero por 1 a 3 minutos en AGUA TIBIA: ella dilata los poros de la piel y el cuerpo exuda parte del calor interno bajando levemente la fiebre sin el brusco cambio supresor de los antipiréticos.
  2. Sigue con fiebre? Prepare una infusión de 300 cms de café orgánico, cuélelo y deje reposar. Cuando esté a “Temperatura de Codo”, aplíquelo vía rectal con una perita de las de lavar oídos. El café vía rectal tiene un excelente efecto modulador de la fiebre, el dolor, la inflamación e incluso las alergias.
  3. después de todo lo anterior, su niño sigue con Fiebre: Antes de los desaconsejables antipiréticos tan comunes y tan irresponsablemente vendidos en cualquier tienda sin prescripción médica, deles el chance a los medicamentos Biológicos de la Homeopatía y la Medicina Antihomotóxica. Será muy bueno que cuente con un profesional médico de los que hace MEDICINA INTEGRATIVA. Ellos conocen alternativas confiables y seguras para MODULAR la fiebre, dejándola trabajar.

Si el problema es una Diarrea, tenga siempre a la mano los sobres de Sueros de Rehidratación Oral. Por ningún motivo le dé a su bebé antibióticos No prescritos y recuerde que la gran mayoría de las diarreas son virales y autolimitadas. Aún en caso de diarreas bacterianas, la más reciente recomendación de los investigadores es primero tratarlas con PROBIÓTICOS (Medicamentos compuestos por millones de bacterias buenas, protectoras) y reservar los agresivos antibióticos para muy contadas ocasiones bajo prescripción de un buen pediatra.

Si ya hace parte de esta profesión de ser mamá… regálele a su hijo el mejor regalo posible: su permanente compañía el máximo tiempo posible durante sus primeros 7 años. Gócese el crecimiento de su niño.

Salud.

 

Dr. Gerardo Gómez Serna.
Asesor científico LHA.
Médico y Cirujano Universidad de Antioquia. Especialista en Medicina Biológica,
Diplomado en Homeopatía y Terapia neural. Nutri medicina y Talasoterapia

Categorias: Línea Humana

Deja un Comentario