Convivir con la tecnología sin ser devorado por ella.

agosto 29/2018

La comodidad que nos brinda la tecnología es indiscutible y prácticamente nadie está dispuesto a renunciar a ella, ni siquiera cuando ciertas advertencias de los científicos nos señalan peligros inherentes a su uso abusivo.

Ya hemos hablado en otras ocasiones de los efectos nocivos para la salud que tiene la cercanía a nuestras habitaciones, de cables eléctricos de alta tensión.

El daño en la retina de nuestros ojos por el uso excesivo de celulares y computadores también ha sido tema de muchas publicaciones y recomendaciones en programas populares de divulgación científica. Ni qué decir de los efectos deletéreos sobre el sistema hormonal y el sistema nervioso que tiene dormir con el celular prendido debajo de la almohada o en el nochero cercano.

Los trastornos del sueño son una verdadera epidemia y van desde dificultades para lograr dormirse, pasando por los múltiples despertares y/o las pesadillas, hasta el más común que consiste en dormir muchas horas pero despertar aletargado, pesado y con la horrible sensación de Sueño PARA NADA REPARADOR. A esto lo llamamos ASTENIA MATINAL, y su principal causa es EL MAL DORMIR.

La ciencia nos recuerda que la calidad del sueño depende básicamente de nuestro sistema nervioso y nuestro sistema hormonal: sustancias producidas por nuestro cuerpo llamadas hormonas y neurotransmisores, son las responsables de dicha calidad. He aquí unas recomendaciones básicas para mejorar su sueño, basados en investigaciones de las mejores universidades del mundo y publicadas en las revistas médicas más respetadas.

  1. Irse a dormir con el estómago vacío pero sin hambre:
    significa hacer su última ingesta sólida unas 3 a 4 horas antes y la última ingesta líquida en poca cantidad una hora antes de acostarse.
  2. Saque de su dormitorio todos los aparatos electrónicos y magnéticos: televisores, equipos de sonido, computadores, celulares, despertadores eléctricos y con luz. No es fácil pero es muy recomendable: tenga un buen estudio y una buena sala de tv y de sonido, pero propóngase que en su dormitorio perfectamente oscurecido, sólo esté su cama. Notará el cambio al despertar.
  3. Una hora antes de acostarse evite el contacto de sus ojos con pantallas fluorescentes como computadores y celulares e incluso con luz de neón. Prefiera leer de un libro, o tener sus ratos de conversación familiar o su práctica de relajación o meditación antes de irse a dormir.
  4. Por su salud y la de todos en su casa: que el último en usar el wi fi, lo apague durante la noche. Está muy bien documentado, que el router emite alta radiación electromagnética que invade todo el espacio circundante y tiene efectos nocivos en la salud. Al menos durante su tiempo de sueño, libérese de ella.
  5. Consulte con un médico holístico para que le asesore en el uso de nutracéuticos y productos naturales para restablecer su sueño natural sin recurrir a los peligrosos somníferos de los cuales hay millones y millones de adictos que los necesitan para poder dormir, aunque la calidad de ese sueño es muy pobre pues el sueño inducido por narcóticos no es reparador.

Cuide su salud, antes de perderla y tener que dedicar el resto de su tiempo y dinero en tratar de recuperarla. Feliz semana.

 

Dr. Gerardo Gómez Serna.
Asesor científico LHA.
Médico y Cirujano Universidad de Antioquia. Especialista en Medicina Biológica,
Diplomado en Homeopatía y Terapia neural. Nutri medicina y Talasoterapia

Categorias: Línea Humana

Deja un Comentario