Como vivir sano en un planeta enfermo

agosto 15/2018

Es protagónica la influencia sobre nuestra salud, del entorno en el cual habitamos cotidianamente. La calidad del aire que respiramos, del agua que bebemos y de los alimentos que ingerimos, es factor clave en nuestra calidad de vida.

Vamos a iniciar una serie de artículos sobre el cambio climático y su impacto en nuestro bienestar. Como primer tema hablemos de Las emisiones contaminantes que causan irritaciones en los ojos y corneas.

Cada vez es más frecuente el diagnóstico de “Ojo Rojo”. Si bien algunas personas pueden tener una condición hereditaria que les predisponga a las alergias que pueden manifestarse incluso como una conjuntivitis, la realidad es que la mayoría de los casos de Ojos irritados y conjuntivitis son simplemente consecuencia del aire viciado de nuestras ciudades. Por más que nos digan que ya la gasolina no tiene plomo, la realidad es que aún lo inhalamos en el aire de la ciudad junto con el exceso de gas carbónico y de cientos de tóxicos más.

No es mucho lo que podemos hacer a nivel personal, excepto ESCAPARNOS durante los fines de semana y cada que tengamos una ocasión, hacia las afueras de nuestras contaminadas ciudades URBES, buscando un aire más campestre y limpio. Aparte de irritar nuestras conjuntivas y corneas de los ojos, es bien sabido que los contaminantes del aire inhalado generan dentro del cuerpo la producción de grandes cantidades de RADICALES LIBRES, esas molestas y peligrosas moléculas que cuando están en exceso causan estragos en nuestra fisiología, llevándonos al envejecimiento prematuro, al cáncer y demás enfermedades degenerativas.

De todos es conocido ya el fenómeno comercial de “El Boom de los Antioxidantes”, o sea el gran negocio de nutracéuticos y medicamentos que inactivan a dichos radicales libres. Y es cierto que son útiles y muy efectivos; pero la buena noticia es la siguiente: Existe una terapia natural sencillísima y gratuita, altamente efectiva para eliminar radicales libres a través de las plantas de los pies. Se trata de caminar o trotar DESCALZOS  obviamente es mucho mejor hacerlo en el campo que sobre asfalto de ciudad. Parece algo banal, pero ha sido motivo de recientes investigaciones que demuestran su efectividad para descargar nuestro exceso de radicales libres que nos mantienen oxidados y en fatiga crónica. Es más efectivo que tomar antioxidantes, aunque puede ser un excelente complemento de ellos.

La técnica es conocida internacionalmente en el mundo de las investigaciones médicas como “GROUNDING” y abundan en Google los artículos que explican el por qué de sus beneficios.

Así pues que para favorecer no solo a nuestros ojos sino a toda nuestra fisiología, A salir más al campo y a caminar descalzos. Buena manera de DESOXIDARSE.

 

Dr. Gerardo Gómez Serna.
Asesor científico LHA.
Médico y Cirujano Universidad de Antioquia. Especialista en Medicina Biológica,
Diplomado en Homeopatía y Terapia neural. Nutri medicina y Talasoterapia

Categorias: Línea Humana

Deja un Comentario