¿Bebé a Bordo? Cuidados para un embarazo Feliz.

mayo 15/2019

Es común que una mujer que está embarazada, o planea estarlo, se pregunte y busque asesoría sobre qué debe preferir y qué debe evitar en su alimentación pensando en favorecer a su futuro bebé. Aquí una respuesta sencilla y a la vez completa:

Primero:

“concéntrese en minimizar los alimentos procesados (panadería, pastelería, galletería, confitería, gaseosas, snaks), mientras que aumenta su consumo de vegetales (Verduras frescas ricas en fibra), grasas saludables y proteína de alta calidad. Recuerde que grasas saludables ya son TODAS las grasas animales por ser naturales, aunque sean saturadas (mantequilla de leche, la yema del huevo, y la manteca de cerdo), además de las maravillosas grasas vegetales no procesadas: Aguacate, coco, Almendras y todos los frutos secos excepto el maní. En realidad, solo deben evitarse 3 tipos de grasas: las margarinas, los aceites vegetales para freír y el maní.

Segundo:

Además de alimentarse muy bien la mujer con bebé a bordo debe saber lo importante que es nutrirse con energía Solar. Cuando la luz del sol acaricia nuestra piel, hace que el colesterol que tenemos debajo de ella se transforme en una maravillosa hormona llamada COLECALCIFEROL, hasta hace poco erróneamente llamada vitamina D, la cual es crucial para un embarazo saludable y si sus niveles están optimizados se disminuye el riesgo del bebé de desarrollar alergias, diabetes, enfermedades cardíacas y otros problemas. Niveles óptimos significa que en su sangre debe tener una cifre entre 60 y 80. Pídale a su médico que le ordene el examen llamado 25 Hidroxi D3. Optimizar  los niveles de vitamina D entre las mujeres embarazadas sería un gran programa de salud pública  ya que la deficiencia no sólo afecta a la madre e incrementa su riesgo de tener complicaciones durante el embarazo o el parto, sino que también tiene ramificaciones a corto y largo plazo en la salud de su bebé. Normalizar su vitamina D durante el embarazo es una de las cosas más importantes que puede hacer por la salud de su bebé. Cuando un niño nace con deficiencia de vitamina D, su salud puede verse significativamente afectada en una variedad de formas (ver artículos de este mismo blog sobre la vitamina D3 y la importancia de tomar el sol a las horas correctas).

Las investigaciones confirman que la deficiencia de vitamina D durante el embarazo genera un impacto de por vida en el bebé, que le puede ocasionar alergias y asma, resfriados y gripe, caries, diabetes e incluso derrames cerebrales y enfermedades cardíacas más adelante en su vida. Cada año, nace más de medio millón de bebés prematuros y ésta es la causa de muerte número uno de los recién nacidos. También es la segunda causa de muerte entre los niños de menos de cinco años de edad. La vitamina D podría posiblemente prevenir la mitad de estos partos prematuros. Niveles normales de vitamina D3 (Hormona Colecalciferol), pueden disminuir su riesgo de padecer eclampsia, diabetes gestacional e infecciones prenatales aproximadamente en un 50 por ciento.
Entre las poblaciones de afroamericanos e hispanos, aproximadamente entre el 70 y el 75 por ciento de todos los partos prematuros pudieron haberse prevenido al optimizar el consumo de vitamina D. El examen de vitamina D es la clave.

Dr. Gerardo Gómez Serna.
Asesor científico LHA.
Médico y Cirujano Universidad de Antioquia. Especialista en Medicina Biológica,
Diplomado en Homeopatía y Terapia neural. Nutri medicina y Talasoterapia

Categorias: Línea Humana

Deja un Comentario