El Ejercicio físico como fármaco Anti Estrés.

noviembre 28/2018

Si el efecto hormonal del Ejercicio  físico se pudiera encapsular y vender, sería uno de los fármacos con más demanda en el mundo. Esto debido a que la ciencia médica tiene bien demostrado que tratándose de ejercicio y deportes, no todo es cuestión de desarrollar masa muscular bonita para lucir un cuerpo más atractivo, o mera disciplina de atletas de élite que compiten para llegar al olimpo de los superhumanos con moldeados cuerpos e ingresos económicos solo equiparados por las estrellas del cine y del mundo pop.

La incesante búsqueda de una solución para la pandemia de obesidad y demás componentes del síndrome metabólico, ha llevado a los científicos a entender que además de nuestra nefasta alimentación industrializada “tipo chatarra”, otros dos factores contribuyen enormemente a la severidad de este problema: son el SEDENTARISMO y el  ESTRÉS CRÓNICO.

Pues sucede que frente a ambas situaciones, el Ejercicio físico BAM (Bajo Asesoría Médica), se yergue como la medida terapéutica por excelencia. Las más rigurosas investigaciones de punta van aclarando cada vez con mayor precisión, la razón de este enorme poder del ejercicio: se trata nada menos que de su EFECTO MODULADOR DE HORMONAS.

Cuando entendemos que en la obesidad y en todo el síndrome metabólico subyace un problema de hormonas en desequilibrio (Unas anormalmente elevadas y otras normalmente bajas), la pregunta lógica que sigue es: ¿PODEMOS HACER ALGO PARA EQUILIBRARLAS?.

De eso se ocupa la moderna NUTRIMEDICINA o NUTRIGENÓMICA. Ella indaga ¿qué cosas afectan la expresión de nuestros genes y la secreción de nuestras hormonas?.

Los resultados contundentes permiten deducir que lo que más respuestas hormonales afecta es el TIPO DE COMIDA que diario nos llevamos a la boca: hormonas como la Insulina, el glucagón y más de 20 Eicosanoides son afectados en su producción para bien o para mal dependiendo de lo que elegimos comer a diario.  Lo segundo que más respuestas hormonales genera es el Ejercicio físico Asesorado. Y son dos los principales efectos hormonales bien diferenciados: reducimos la resistencia periférica a la insulina cuando realizamos ejercicio suave tipo AERÓBICO y obligamos a nuestra glándula hipófisis a secretar hormona del crecimiento (SOMATOTROPINA), cada vez que tonificamos nuestros músculos con mancuernas o pesas en un tipo de ejercicio llamada ANAERÓBICO. Como si fuera poco, los dos tipos de Ejercicio nos ayudan a compensar el efecto acumulado del estrés cotidiano y nos induce la producción de unas moléculas similares a la morfina y por tanto llamadas ENDORFINAS, las cuales nos generan un agradable estado de euforia y bienestar. ¿Quiere más?  Por lo pronto comience a ejercitarse y busque un buen asesor. Luego hablaremos más acerca de este maravilloso fármaco llamado Ejercicio físico.

¡SALUD!

Dr. Gerardo Gómez Serna.
Asesor científico LHA.
Médico y Cirujano Universidad de Antioquia. Especialista en Medicina Biológica,
Diplomado en Homeopatía y Terapia neural. Nutri medicina y Talasoterapia

Categorias: Línea Humana

Deja un Comentario