Aquietar la Mente, eso es Meditar

noviembre 14/2018

Sólo basta cerrar los ojos, para desconectar nuestra atención del mundo externo y automáticamente, como estamos conscientes y despiertos, nos damos cuenta de nuestros pensamientos y nuestras sensaciones corporales. Si esto lo hacemos a puerta cerrada en nuestro cuarto y además a oscuras y en silencio, quedamos en contacto con nuestro mundo interno.

¿Pero qué percibimos de nuestro mundo interno? 

Lo primero es, que nuestra mente divaga… que pensamientos inconexos se suceden sin control. Pero no sirve luchar contra ellos y tratar de controlarlos pues eso nos genera estrés.

Las técnicas milenarias de Oriente, hoy avaladas por la ciencia occidental, recomiendan algo muy sencillo: USAR LA RESPIRACIÓN PARA CALMAR LA MENTE.

Así de simple. Tomamos conciencia de que estamos inhalando y de que estamos exhalando… si nos llegan pensamientos, simplemente los observamos y volvemos a nuestra respiración. Mentalmente nos repetimos mientras lo hacemos:“Estoy Inhalando…. Estoy exhalando..”

De nuevo me llegan pensamientos, me doy cuenta de ellos y sin rechazarlos, vuelvo suavemente a mi repetición mental; “Estoy Inhalando…. Estoy exhalando..”

Sin darnos cuenta, esto tan sencillo, a los pocos minutos nos tiene respirando de manera lenta y pausada, ha descendido nuestro número de latidos cardíacos por minuto y ha relajado los músculos de nuestro cuerpo… hemos sido inducidos a una quietud corporal pero despiertos, sin ninguna actitud de expectativa o defensa.

De pronto notamos que al terminar de inhalar suave y lento, nos quedamos sin esfuerzo en inhalación retenida, antes de exhalar… Sin proponérnoslo y sin esfuerzo, hemos recuperado instintivamente una tercera fase del ciclo respiratorio que de manera natural hacíamos cuando éramos bebés.

Seguimos en calma y en silencio dándonos cuenta de cada movimiento respiratorio y luego sentimos también que, al terminar de exhalar, no reiniciamos inmediatamente otra inhalación, sino que tendemos espontáneamente a quedarnos unos segundos en pausa antes de volver a inhalar… hemos recuperado la cuarta fase de nuestra ancestral e instintiva respiración completa o toracoabdominal que de manera natural hacen los bebés y los demás mamíferos.

Sigo con mi conciencia acompañando cada fase y repitiendo mentalmente con suavidad mientras lo hago: “Estoy Inhalando…. Estoy exhalando..”

Ahora le agrego un sonido como ayuda, una sílaba que no tiene significado pera que no me ponga a divagar: Mientras inhalo repito en forma mental suavemente la sílaba SO, mientras exhalo repito de manera igual la sílaba HAM:
SO….HAM…,  .SO ..HAM ,   SO…HAM,   SO…HAM

Hasta aquí la introducción a la técnica. Practíquela 20 minutos diarios al despertar, o antes de irse a dormir, o al medio día como pausa de relajación antes de almorzar.

Probablemente se sorprenderá cuando en mi próxima entrega de este blog, le cuente la impresionante cantidad de investigaciones realizadas por los más destacados neurocientíficos en las mejores universidades del mundo.

Técnicas como esta y similares, han demostrado que a pesar de su increíble sencillez tienen un impacto superfavorable en nuestra salud: mejoran definitivamente la hipertensión, ayudan a dormir bien, y son de gran ayuda para perder sobrepeso. La ciencia nos ha dado con lujo de detalles la explicación de ello: “estas técnicas son la mejor de todas las herramientas para compensar los efectos del estrés… estas técnicas tienen un Efecto Hormonal: normalizan los niveles de Adrenalina y Cortisol”.

Valore esto a pesar de su sencillez y de su bajo costo. Mucha gente ha pagado 500 dólares y más por cursos de meditación que les enseña básicamente esto mismo.  Yo se lo comparto con cariño, con gratitud por haber tenido acceso a su enseñanza y con gran esperanza de que le sea de gran utilidad para mejorar o conservar su estado de Bienestar.

¡SALUD¡

Dr. Gerardo Gómez Serna.
Asesor científico LHA.
Médico y Cirujano Universidad de Antioquia. Especialista en Medicina Biológica,
Diplomado en Homeopatía y Terapia neural. Nutri medicina y Talasoterapia

Categorias: Línea Humana

Deja un Comentario