El “boom” de los súper alimentos, otra estafa bien orquestada

julio 27/2016

Los consumidores ingenuos, aceptamos mecánicamente y sin cuestionar cuanta ilusión nos vende la publicidad mercenaria e irresponsable de los medios masivos (radio, tv, prensa y medios digitales).

De un lado, esa diaria publicidad nos condiciona como autómatas a consumir la consabida comida chatarra que ya hemos mencionado en artículos anteriores y que nos ha convertido en una sociedad de gordos, hipertensos, diabéticos y crónicamente inflamados. Del otro lado, ahora nos ofrece una panacea más: la de los engañosos súper alimentos.

Apelando a nuestra ingenua fascinación por lo exótico, ahora nos endiosan a cierto cactus africano, al nogal mexicano, una extraña uvita de la Patagonia, una fruta que solo se da en laderas de un mítico volcán, una poderosa raíz con forma humana y tan concentrada en nutrientes, que una vez cosechada deja estéril al suelo que la produjo, a un milenario árbol de la India, etc.

Estos frasquitos y tarros muy bonitos, conteniendo supuestos súper alimentos dignos de Superman, capaces de derrotar a cuantos males nos aquejan y de ponernos en forma en cuestión de meses, se venden con total impunidad a unos precios exorbitantes, gracias al silencio cómplice o la muy laxa expedición de registros sanitarios que los acreditan para justificar su desmesurado costo; esas mismas autoridades sanitarias tan rigurosas y tan implacables con los médicos que se registran y cumplen sus reglamentaciones, y tan problemáticos frente a productos naturales y botánicos tradicionales a los que les exigen criterios de multinacional farmacéutica, curiosamente facilita el muy rentable mercado de éstas supuestas panaceas.

Pero la ciencia nos dice cosas muy diferentes sobre tan míticos poderes:
1. Súper alimentos ricos en fósforo podrían ser contraproducentes:
el fósforo, es un mineral para nada escaso en nuestra alimentación cotidiana y, muy al contrario, su consumo elevado lo convierte en una franca homotoxina. Estudios recientes realizados en más de 10.000 personas han demostrado que ingestas muy altas de fósforo, aumentan mucho nuestro riesgo de padecer cáncer y de muerte por otras causas.
2. El ácido Fítico contenido en el cacao crudo es reconocido como excelente antioxidante y por atrapar metales tóxicos impidiendo que se absorban desde el intestino hacia la sangre. Pero su alta ingesta en concentrados de cacao como lo traen algunos súper alimentos, puede atrapar también minerales necesarios y vitaminas conduciendo a problemas de malnutrición.
3. Los batidos proteicos que promueven muchas de nuestras estrellas del deporte, podrán ser muy buenos, pero están muy lejos de ser el reemplazo de una alimentación sana y equilibrada que pueda asesorar un profesional de la salud que conozca del tema y muchísimo más lejos aún, de convertirte en otra súper estrella del deporte de élite.

Mi consejo final es muy simple: no coma cuento. Si el súper alimento se lo recomienda la tv, la radio, prensa, comerciales, o peor aún, su entrenador de gimnasio que no es médico ni nutricionista o su vecino vendedor de multiniveles, no desperdicie su platica a menos que un buen profesional conocedor del tema le dé su aval.

Dr. Gerardo Gómez Serna.
Asesor científico LHA.
Médico y Cirujano Universidad de Antioquia. Especialista en Medicina Biológica, diplomado en Homeopatía y Terapia Neural. Nutri Medicina y Talasoterapia.

Categorias: Línea Humana ,Todos

Deja un Comentario